sábado, 7 de octubre de 2017

Así qué... en el final ¿fue feliz el pájaro carpintero? 
¿Cuál fue la última canción que salió de su dulce cantar? 
Quizás en el tiempo que estuve varado en aquél bosque, lleno de hadas y ninfas, fui capaz de escucharle y apreciar tan preciosa melodía. Estuve allí, en los pantanos del tiempo, esperando a por ti. Pero fui un imbécil, antes de morir, yo maté a muchas más personas. Las destrocé, las hice añicos, así cómo me pasó a mí pero en ese entonces estaba ensimismado en mi venganza y cuando logré perdonar ya era tarde. Todo estaba jodido.
Y posiblemente en ese instante fue en que morí y vine a parar aquí, a esta mugrosa laguna llena de recuerdos y donde mojo mis pies. Y hay alguien en la otra orilla, es como yo, es igual a mí. Es quien yo solía ser, y me habla y me espanta. No está tan roto como lo estoy ahora mismo yo. 
Estoy lleno de pensamientos quebrados. No puedo ser reparado o curado con besos. Sí pudieras venir a estas aguas y sentarte a mi lado, fumar unos cigarrillos y hablar sobre el pasado acusador que me atormenta, sería un lindo final. Tú eres alguien más y yo sigo exactamente aquí. 
Y ahora mismo el que está en la otra orilla sonríe para sus adentros y no tiene la delicadeza de esconderlo. Esa sonrisa tan irónica. Es como si disfrutase de mi dolor, es como si yo mismo me regocijara de toda mi desdicha. 
Soy un desahuciado y nadie va a cambiar eso. Estoy solo y vacío, nadie va a llenarlo. 

Y aunque el yo de estas agua esté muriendo lentamente solo puedo pensar en que quiero sentir el amor otra vez corriendo por mis venas. Voy a cumplir mis sueños, tengo la libertad de poder escoger mi camino y es un camino sin ustedes. Y voy a cruzarlo. A veces me siento de metal, no puedo ser roto pero no cuando pienso en el pasado y aunque intente olvidarlo está allí esperando a que, en noches tenebrosas como estas, me haga más débil y devorarme. Y lo está haciendo. Ayúdenme. 

Incluso aunque estoy hundido en el lodo, aunque el bosque lleno de duendes desapareció de mi vista y aunque ahora mismo veo esta puerta gigantesca que me ofrece el morir, ya no quiero hacerlo. No lo voy a hacer, antes la hubiese cruzado sin pestañear y hasta hoy me pregunto por qué no lo hice pero el momento de hacerlo ya pasó, ahora solo puedo seguir adelante.

¿Quién querría recorrer estos caminos tan fríos a mi lado? Entonces, allí donde tus ojos no pueden ver, yo voy a llevarte y a mostrarte el verdadero camino, recítame algo y lánzame a los brazos del sueño eterno. Y revivamos, sanemos estas heridas, ahuyentemos estos fantasmas.

Te amo.

Porque nada puede vencer al poder del amor. Y sé que hay alguien allí afuera queriendo escuchar mis historias, mi locura, mi desdicha y sobre todo, querrá fumar unos cigarrillos en las aguas de este sucio pantano.    

sábado, 30 de septiembre de 2017

Is what I wish

Hey... El invierno se acabó ¿sabes? Acabo de poner un piano que me trae muchos recuerdos amargos, de todos los otros inviernos lejos de ti. Este simplemente fue otro pero lo pude pasar sin morir un poco cada noche, sin esas cadenas que estaban puestas en mi interior, lo pasé sin ese dolor que hacía arder mi corazón durante horas. No hay nada de eso pero ¿sabes lo que has dejado detrás de ti? El límite. 

No creo poder describir bien que sea el límite para mí a estas alturas. Estoy bien drogado de todo a mi alrededor. Siempre he sido drogadicto si lo pienso. Fui adicto a la soledad, a mi otra habitación, a fumar cigarrillos en esa ventana, fui adicto a hacerte el amor a los quince, cuando estábamos juntos y luego fui adicto a dormir y follar con tu fantasma en la cama donde solíamos hacer el amor. Fui adicto a derramar lágrimas por ti. Adicto a que estuvieras conmigo y me rodearas con tu propio aroma. Adicto a que estuvieses preocupada por mí o enojada por mí. Fuiste mi mejor invento, cariño. Mi mejor droga. 

Así que sí me he fumado algo de marihuana es porque, en mi soledad, puedo volver a tener algo de eso. Los recuerdos se vuelven más reales, no es que alucine, pero incluso creo poder recordar más cosas y sentir otras cosas. 
Y el límite solo es la realidad que a veces me gustaría esquivar. Estoy sin nadie. Y eso no importa una mierda. Estoy sin ti. Y cómo te he recriminado tantas veces y también soy adicto a decir estas palabras pero... Qué cruel que fuiste conmigo... o también te diría algo cómo: Te largaste muy lejos. 
Y aquí te va una nueva, en un tiempo récord, estas palabras son para ti luego de algo así como seis años. 
Lo he olvidado. 
Siento que he olvidado algo muy importante, algo que no debí haber olvidado. Y ese es mi mayor temor. Olvidar todo lo que pasé a tu lado. Jamás me lo perdonaría. Me di cuenta que puedo avanzar sin ti. Y aún así, cuando me enamoré de alguien más, no fui capaz de dejar de sentir cariño por ti. Aunque amé a alguien más, no podía dejar de pensar en ti. Y avancé, me enamoré, duré harto tiempo igual y sobreviví a eso. Solo para volver a escribirte y lanzar otro llamado de angustia a quienquiera que lo oiga. Solo quiero tener a mi yo de siempre de regreso, no quiero estar más roto, no quiero más pensar en la muerte como opción, no quiero ver más esa puerta en las tenebrosas noches de dolor y querer cruzarla. Pero claro, tú te llevaste a mi yo de ese entonces lejos de mí. Yo no soy nada más que lo que no debió ser, estoy en el universo que no debí. Cariño, estábamos destinados a ser felices. Y lo arruinaste. Y lo arruiné. 

Y tú te tuviste piedad a ti misma. Me superaste, te enamoraste de alguien más y ahora de otro más y no importa cuantas veces te enamores, siempre estará bien. Tú siempre merecerás lo mejor del mundo y es lo que siempre deseo, desde dentro de mi corazón, eso. Jamás podría desear nada más que tu felicidad. 
Pero yo no fui así. Tú me dejaste medio muerto y yo me maté definitivamente. Me abandoné a mí mismo a mi encierro, a las letras, al cigarro, luego al alcohol y todo por que era tan inmaduro que quería que mi primer amor fuese todo para siempre. Y las cosas no son así. Joder, no son así. Me maté cada noche que pensaba en ti, que veía nuestras fotos y que veía nuestras conversaciones. 
Y luego pienso, y es tan tonto que hasta ahora siga teniendo algo de ese amor por ti, pero siempre voy a pensar que sí yo hubiese sido el que avanzaba y tú la que se estancaba, no sé que hubiese pasado, no lo soportaría, no soportaría saber que hubieses pasado por todo eso. Porque te amé y porque te sigo amando de alguna forma distinta, me alegro ser yo el que se estancó y tú hayas seguido con tu vida y que ahora seas tan exitosa cómo lo eres. Y eres la mejor, antes y ahora también, al final siempre tuve razón y te transformaste en la mujer perfecta que siempre supe que serías. Claro, qué más podría esperar, siempre cumplías tus promesas y no podías fallar ahora. 

Volvamos a salir como antes, como amigos. Eso me agradaba. Hace poco una amiga cercana me dijo que eras mi musa y lo pensé y mira todo lo que me explayo solo centrándome en ti. A veces voy a lugares y desearía que estuvieses ahí conmigo. Y luego pienso que quizás somos tan distintos a estas alturas, que todo ha cambiado, debería aceptarlo y creo que lo hago de a poco. Estoy feliz por ti, cariño. 
Esto fue solo un respiro que me di, es solo una pequeña parte de mi existencia, porque estuve muerto durante cuatro años y ahora, ahora mismo no puedo sentirme más vivo. Y para eso necesito dejarte atrás y no puedo. Y quizás no es que no pueda, simplemente no quiero. También supongo que me vas a gustar por siempre. Siempre voy a sentir admiración por ti y espero que el tiempo ni las circunstancias vuelvan a alejarnos tanto. Me agrada ser una especie de amigo para ti y tú para mí.
Es raro todo esto.
Solo sé que será difícil todo mientras siga deseando que estuvieras en momentos importantes. Este verano saldré a mochilear al sur. Me iré lejos a pensar, a reflexionar. Y hoy pensaba en ello y el primer pensamiento que tuve fue que quería ir contigo. Y el segundo fue que, cómo sabía que eso no pasaría, escribir mis experiencias y cuando pensara en ti. 
Y creo que lo voy a hacer. Y espero que entonces pueda despedirme apropiadamente de ti, del amor que te tengo y sellarlo, más que sellarlo, superarlo. Espero que no te incomode cuando te entregue ese pequeño fragmento de mis viajes, y que te diga que te amé, que siempre me vas a gustar y siempre querré ayudarte, que siempre recuerdo con ternura los momentos donde solíamos sonreír juntos y que por fin pude superarte y que voy a ser feliz sin ti y que voy a encontrar mi propio camino. Y sí las ironías de la vida quieren jugar con nosotros una vez más, entonces volveremos a estar juntos, pero no deseo vivir esperando eso.

Voy por mi propia felicidad y es tiempo de avanzar. Es tiempo de buscar mi camino y si no existe inventarlo, solo, contigo o con alguien más. Eso es lo que deseo. 

jueves, 18 de mayo de 2017

Siempre fui alguien quien no quería ser y te supliqué, en los últimos delirios de nuestra primavera y no escuchaste mi llamado y es por eso que he decidido quedarme en el invierno. Recuerdo cuando me apoyé en ese mueble de madera de roble, era tan bello al igual que las noches que pasamos bailando en el salón central de alguna casona, parecíamos de la nobleza, aunque debo imaginar que tu partida no ha de sorprenderme, my lady.
Siempre supe que esto pasaría.

Y además de eso...

Siempre supe que te dejaría por ella. Incluso así, tú te atreviste a irte primero. No sé quien fue más cruel, si tú o yo.

Y aquí estoy en pleno invierno, en este sillón, a lado de esta chimenea que quema las últimas cartas que tuve de ti, y en el fuego te puedo ver a ti... besándome como en esos inviernos anteriores. En noches cómo estas, donde llueve, donde la luna traspasa su brillar a través de las oscuras nubes, incluso si escogí otro camino... ¿de qué me sirve esa chaqueta de cuero que tanto te gustaba? ¿qué valor tiene esa bufanda verde con la cual solíamos sacarnos fotos? ¿de qué me sirvió todos estos años el pedacito de mí que devolviste?
Si es que aún existo, por favor, devuélveme todo lo bueno que te llevaste de mí.
El tiempo supo esperar y así logré cerrar mis heridas por ti. Estaba tan bien, estaba tan alto... y de un solo tirón me trajiste a este frío invierno. Me recuperaste solo para volver a irte sin mí.

Quizás debí dejarte sola esa vez en que estabas a punto de colapsar. No pude. Tampoco podría. El primer amor es solo una maldición, queridísima y yo tuve las agallas de infundirte esa maldición pero te libraste y seguiste. Y al final fui yo el que quedó maldito.

Este maldito invierno, las malditas hojas y la nieve que no cae. Porque te juro que si cayera nieve yo podría irme a casa y dejar de amarte. Tengo tanto miedo en ocasiones, y es que en el invierno cada historia, cada calle, cada farola me habla un poco de nuestra historia. Luego llego a los bosques y las arpías con los duendes hacen festín de mi desdicha. Lo de nosotros fue un fin sin final. Llévate todo de aquí, te lo suplico mi princesa, sáqueme de aquí y salgamos al mundo. Al mundo que cada invierno se hace más pequeño, te llevaste el sol y trajiste lluvia, te llevaste lo bueno de mí y me dejaste aquí a que ardiera, te llevaste mis sueños y me dejaste este universo tan diminuto donde no puedo esconderme de ti. Y me derrumbas.

Pero... pero honestamente, y supongo que por esto jamás podré olvidarte. Tú me amaste realmente. Después de ti no he vuelto a conocer el amor, incluso cuando creí que sí, no lo fue. Si no hubiese estado contigo posiblemente sería todo distinto sobre mí, nada de este dolor y estas letras existirían y eso me parecería genial. Pero gracias, mi vida, por haberme enseñado el amor y por saber que había una persona para mí y que tenía un hogar al cual llegar. Incluso si ya los perdí y no volverán jamás, gracias por haber puesto sentimientos mejores dentro de mí.

Debo irme, ya que olvidaré todo esto. En los inviernos revivo y quisiera cambiar algo pero de nuevo me resignaré y dejaré todo tal cual. Hasta que usemos bastones y más allá.


domingo, 23 de abril de 2017

En un lago, dónde solo puedo sentir neblina
Ahora en una fogata, junto a la leña y mis fantasmas
Hablan de un futuro y un pasado acusador.
Que las teclas del piano no pueden hundir
Ojalá entendieras lo cerca que está la muerte
De mí en estos instantes.

El dolor del que soy esclavo
Los sueños que se van truncando en el fondo del pozo
De ese pozo que está en medio del bosque
Donde solíamos ver luciérnagas y la luna
Tú lo arruinaste todo
Jamás volveremos a esa colina
Dónde podía ver todas las estrellas reunidas.

Si queda odio, queda el amor
Si me desplomo, estaré mejor
En las orillas del tiempo he de saltar
Y un suicidio de bolsillo para nuestro final.

Quizás haya algún otro bosque encantado
Lleno de hadas y duendes bebiendo y celebrando
Y tú elegiste el espacio, las máquinas y el oxigeno
Éramos tan distintos y aún así, me hiciste desaparecer
En lo hueco de un tronco encontrarás los restos de mí
Por no saber. por el delirio de tu arrogancia
Incluso perdoné a todos con el tiempo
Y posiblemente también lo haga con respecto a ti.

Pero simplemente lo echaste todo a perder
Los días que pasamos juntos deseo olvidar
Las palabras, las flores y los hijos que no van a poder ser
Cuando los eones del universo nos recuerden...
Jamás te podría perdonar.

martes, 28 de febrero de 2017

Esta noche.

Esta noche voy a llorar, voy a recordar, voy a odiarte, voy a amarte, voy a anhelarte. Escucharé todos los temas que compartimos, todos los temas que me recordaban a ti. Esta noche voy a desnudarme ante la soledad, el olvido y tu indiferencia. Esta noche estaré preso de los pensamientos de separación que golpean duro mi pecho. Son puntadas del adiós. No quería perderme nada de ti, quería estar contigo en las buenas y sobre todo en las malas pero aún así decidiste abandonar todo esto. Decidiste olvidar nuestros recuerdos de Quilimarí, cuando caminamos por la playa tomados de las manos, cuando nos miramos y nos abrazamos como solo nosotros podíamos hacerlo, cuando comimos papas fritas y caminamos por esa feria, cuando te enfermaste, cuando me regalaste el collar que posiblemente ahora esté en la basura, cuando te llevé comida a la cama, cuando dormimos juntos, cuando hacía esos sonidos raros al dormir, cuando te escuché vomitar. Cuando nos vinimos tomados de las manos en el bus mirando el cielo estrellado.

Me duele todo esto, estoy hecho trizas pero tú jamás te vas a enterar de todo mi dolor, porque para ti solo sería alguien dependiente, alguien que te usa demasiado de bastón, alguien que te cansó, alguien que fue malo, solo soy una basura. Eso soy y siempre lo he sido. Quiero detenerme y hundirme pero no puedo, estoy avanzando pero no quiero hacerlo sin ti. No puedo.

Esa noche en Quilimarí cuando te pedí ser mi novia tenía planeado estar contigo siempre. ¿por qué te esfuerzas en alejarme cada vez más de ti? Este dolor posiblemente demore en irse junto con estos sentimientos. Mañana te veré supuestamente, por eso esta noche moriré, ya estoy muerto antes de que me mataras. Te voy a extrañar tanto, esas noches haciendo el amor, esas tardes en parques. Lo lamento por haber estado enfermo y depresivo, sé que tendrás esa imagen de mí o quizás simplemente encontraste a alguien más o volvió alguien más, si ese es el caso, espero que te traten bien. Pero en el fondo sé que nadie te va a querer como te quise yo.

Mañana he de verte y por eso esta noche he de romperme para que cuando te vea pueda fingir que todo está bien y que nada me duele. Quisiera que leyeras esto pero borraste todo rastro de mí. Y me sigue doliendo. No sé como expresarme ahora mismo. Avanzaré y viviré una vida sin ti incluso si no sé cómo hacerlo.

Pero si en algún momento llegas a leer esto, sea hoy, mañana, en uno o dos años. A la Valentina que sea que lea esto; Te quiero decir que te amo mucho a pesar de lo cruel que has sido, y que aunque te elimine de todo, aunque intente sacarte de mi corazón, estarás allí y siempre estaré para ti. Porque yo realmente te amo. Y que yo no quería terminar ni olvidarte.

Espero estar contigo en algún momento de mi vida. Sobre todo ahora, en que me estoy moviendo a un futuro, créeme que esplendoroso.

Un futuro que quiero vivir contigo.

jueves, 23 de febrero de 2017

Y quizás, vago en los laberintos de tus pensamientos
O tal vez me olvidaste y me dejaste ir con el viento
Quizás solo fui uno más en la lista de tus deseos
O tal vez solo es que tú no eras como yo creo.

Tal vez mañana me olvidarás, mi amor
Estaría dispuesto a desaparecer hoy con el calor
Así la neblina de hoy es neblina porque me amas
Y mañana solo sera una llovizna del olvido por las mañanas.

Tal vez yo rompí tu corazón en mil pedazos
Pero tú me hiciste añicos adrede
Te amé con todo lo que tuve y no fue suficiente
Por eso vago en tus pensamientos de libertad.

Sé libre, ve a tu futuro esplendoroso
Haz todo a un lado por tu objetivo
Pero es doloroso...
Que comenzaras conmigo.

domingo, 22 de enero de 2017

Odio cuando haces de mis virtudes los defectos. Odio cuando me haces sentir tan pequeño y débil con solo palabras. Odio cuando eres tan fría y arrogante para herirme sin remordimientos. 
A veces pienso en que realmente no debí abrir mi corazón... Así no me sentiría tan mal, tan pequeño, tan frío, tan desdichado y tan herido. 

Y luego pienso en que si no te hubiese conocido no hubiera sido capaz de sentirme tan cálido, tan apacible, tan real, tan amado y tan afortunado cómo me siento ahora. Si no me hubieses amado cómo lo haces ahora posiblemente seguiría vacío y medio muerto. Posiblemente seguiría siendo un fantasma que vivía entre las sombras y qué solo salía de vez en cuando, cuando se aburría de su burbuja y volvía a la podrida realidad. Incluso así me has hecho mucho bien y me has ayudado más que nadie en estos casi cuatro meses y realmente quiero que sean más. Aún si estas dudas persisten y cada vez que te vea triste, enojada o llorando piense en que debería alejarme de ti. Y lo he pensado muchas veces seriamente. Aunque cada vez que duermes a mi lado y toco tu piel, siento tu olor y beso tu cabello me doy cuenta que quiero ser egoísta y tener ese pedacito de felicidad solo para mí. Aunque ya no te lo diga, y aunque posiblemente ya no lo pienses yo aún creo que eres perfecta, aún quiero vivir contigo y aún quiero cumplir todas esas fantasías y metas. Si piensas que todo está mal quiero ser aquél que te haga creer que todo irá bien pero necesito que me ayudes a eso y estoy rogando a qué lo hagas.


A veces no sé que debería hacer... si seguir así de blando, si seguir siendo el mismo y perderte a fin de cuentas o ponerme esa coraza hecha de adiós con la cual me sentía tan fuerte y tan capaz de todo. Simplemente pasa que puede que jamás entiendas la cantidad de influencia que tienes sobre mí, aún pondero sobre el por qué decidiste estar conmigo cuando no tenías mucho que ganar y dudo si has ganado algo a mi lado, aunque creas que me menosprecio, realmente no lo hago. Quizás eres el amor de mi vida o quizás eres la venganza de todo mi pasado.

Quiero que algún día me mires fijamente y puedas entender que tú eres todo lo que siempre quise, lo que siempre soñé y anhelé en noches solitarias, en penumbras donde solo se podía escuchar mi llanto entre las cuatro paredes de mi antigua habitación qué debe seguir llena de nostalgia, lo que siempre esperé y que sin darme cuenta llegó y a veces me cuesta asimilar que estuviste a mi lado todo este tiempo que estabas tan cerca de mí. Y aunque posiblemente en tu pasado haya gente mejor y en tu futuro de por sí van a haber mejores que yo... Quiero que me dejes ser capaz de permanecer a tu lado hasta que nuestra historia finalice.
Hasta que esta linda cruzada de nuestras historias termine. 

Mi hogar eres tú. Amo esa palabra y siempre te voy a definir con ella. Eres mi hogar. Me siento cálido al estar a tu lado, al hablar contigo, me siento apacible cuando estamos en cualquier lugar y en silencio. Lamento si soy aburrido pero me gustan las cosas sencillas y no puedo aburrirme de algunas. Créeme que me duele cuando veo a mi pasado y veo que me faltan días, que me faltan años donde desaparecí. Quiero buscar contigo un nuevo camino púes siento que estoy perdido. No te alejes de mí, ahora voy hacia un lugar en dónde no existe el miedo, donde no existe el dolor. No dudes que al mirar hacia tu interior me podrás hallar... me podrás hallar... me hallarás. No tengas miedo púes todo irá bien aunque me veas llorar. Quiero regresar púes tu eres mi hogar, quisiera poderte coser a mi piel, al viento diré que me lleve a ti púes donde tu estés estará mi hogar. Ahora sé que nunca volaré más allá de dónde vueles tú. 


Incluso si escribo toda la noche o mil palabras jamás podré expresar ni tú entender lo mucho que significas en mi vida, lo mucho que me afectó que estuvieramos a punto de abandonarnos y lo mucho que me desmotiva el sentir que no eres feliz a mi lado. Jamás podrás entender lo muy especial que eres desde que te conocí, allá por el dos mil trece. Voy a estar contigo, si no existe nuestro camino entonces lo inventaremos juntos. Tendremos todo el tiempo que queramos siempre que estemos juntos y mirando hacia los mismos objetivos. A veces no te voy a entender, a veces voy a odiarte por herirme, a veces anhelaré con todas mi fuerzas que cambies, así cómo tú tambien lo harás pero sé y confío en que si algún día te pierdo yo te voy a esperar hasta el final de los tiempos, porque ya eres alguien demasiado especial como para olvidarte, Puede que nos separemos y que encuentres a alguien mejor pero recuerda que siempre vas a contar conmigo y cuando sientas que nadie te entiende, quiero que vuelvas a leer estas letras y sepas que estaré contigo... Incluso si soy yo mismo el que no puede entenderte. 

Lamento ser tan intenso pero te amo y no tengo otro método. No tengo otra salida. Estaría aquí todo el tiempo que fuese necesario para que seas feliz ya que ese siempre ha sido y siempre será mi objetivo. Tu felicidad. La felicidad que otros te negaron y la felicidad que yo te quiero dar el tiempo que pueda. 

Te mereces todo el amor y toda la felicidad del mundo porque eres una persona demasiado especial. Tan especial que no cualquiera puede notarlo. Eres muy amable ya que siempre has intentado no herirme y eso lo valoro demasiado. Y te voy a amar por el resto de mi vida incluso si no es una vida juntos.


Llévame hasta ti... quiero vivir en tus labios.

En tus besos yo viviré
Y en tu olvido yo moriré.

Sin ti sería silencio,

pausa,
una idea que muere en vida,
un motivo sin causa.

Sin ti sería yo mismo,

nada,
en vez de tantos que me aguarda.
Partida perdida, la suerte está echada.

Sin ti seria silencio,

mudo,
el que sin aplauso fue nada
el que quiso ser y no pudo

Sin tus oídos mis música muere,

y sin tu apoyo no crece, se hiere
la pasión que al oirme tú sacias.
Sin ti sería silencio, gracias.


Te amo tanto, con cariño, tu amor.